ESTAMBUL, La Gran Ciudad

Estambul, una ciudad en dos continentes

Durante milenios, Estambul representa la puerta de entrada al Este, una tierra codiciada por los aspirantes a conquistadores y reyes.

bosforo

En el siglo 21, el carisma de la ciudad perdura, sostenida por los restos de palacios griegos y romanos, bizantinos, catedrales opulentas y cúpulas otomanas ondulantes. El espectacularmente escénico estrecho del Bósforo, los paseos compras de clase mundial y exquisita gastronomía en lujosos restaurantes.

Estambul típico y antiguo

Si hay dos iconos que simbolizan la ciudad, son la Mezquita Azul, llamada así por su 20.000 ricos azulejos azules hechos a mano por los mejores artesanos del imperio, y la imponente iglesia de Santa Sofía, obra palaciega de Justiniano al Todopoderoso. La yuxtaposición de estos dos monumentos en el epicentro de la Peninsula histórica, son un sello distintivo que dan vida a la herencia colectiva de la ciudad, que introduce al visitante en una ciudad llena de historia bizantina monumental y perdurable tradición otomana.

santa sofia

Vestigios de un imperio que duró casi 1.500 años forman los cimientos de la ciudad.

Iglesias grandes, como la iglesia de Santa Sofía y San Salvador en Chora salvaguardan mosaicos de oro de azulejos notables que representan historias de santos y salvadores y de los emperadores y emperatrices.

Ruinas antiguas, como el Hipódromo, construido por Septimio Severo y posteriormente ampliado por Constantino, están de pie con orgullo en los espacios públicos de la ciudad.

Restos increíbles se pueden encontrar debajo de las calles de la ciudad, como la Cisterna de Yerebatan, el mayor de varios cientos de cisternas antiguas subterráneas, construida en el siglo sexto durante el reinado del emperador bizantino Justiniano. De hecho, en casi cada paso, uno puede toparse con murallas antiguas, basílicas bizantinas, celebradas mezquitas, reliquias cristianas y patios con peristilo.

mezquita suleiman

El poder sin igual de los sultanes otomanos se eleva en silueta a lo largo del Tarihi Yarimada (Península Histórica), revelando un legado de obras maestras apto para la capital de su sultanato.

El emblemático Palacio de Topkapi ofrece una ventana a la mística de los sultanes y sus harenes en un vasto complejo de pabellones, jardines, torres, puertas monumentales y paisajes espectaculares, que alberga tesoros de oro y plata, de porcelana preciosos y piedras preciosas incluyendo el famoso diamante de 85 quilates que dice lució la Sultana Hurrem.

Más cercanos en el tiempo, del siglo XIX, los palacios lujosos de inspiración europea,  construidos en los últimos siglos del imperio a lo largo de las orillas del Bósforo, como el Kucuk Palace e incluyendo el opulento Dolmabahçe Palace donde gobernó, vivió y murió Ataturk.

Kucuk Palace
Kucuk Palace

 

Estambul ciudad inquieta y comercial

Los hamams ricamente adornados de Çemberlitas, Solimán y Haseki Hürrem Sultan destacan como templos de mármol a la higiene personal, inspiradores de los modernos spa de occidente.

Increíble El Gran Bazar, constituyó el centro del comercio otomano en torno a un laberinto de 80 calles de comerciantes y de artesanos El extenso y espectacular Kapali Çarsi (Gran Bazar), que hoy alberga 4.000 comerciantes y la venta de alfombras de seda, piedras preciosas deslumbrantes, exuberantes telas y tesoros relucientes y baratijas para atraer a todos los deseos.

 

Este rico pasado se conserva no sólo en los edificios de la ciudad y las tradiciones culturales, sino también en el Museo Arqueológico de Estambul, el Museo del Antiguo Oriente, y el Museo de Arte Islámico, que en conjunto guardan más de un millón de piezas que representan a casi todas las épocas y civilizaciones en la historia mundial.

Las Calles de Estambul

Pero mientras que el corazón de Estambul se encuentra en su pasado, el alma de Estambul se dirige de lleno al futuro, lo que impulsó un renacimiento que impregna casi todos los rincones de la ciudad.

Anteriormente barrios abandonados, son ahora lugares encantadores y atmosféricos para visitar. El Soguk Cesme es una calle adoquinada pintoresca llena de casas adosadas otomanos del siglo 19 y encajonado entre Santa Sofía (por su parte trasera) y las paredes del patio exterior del palacio de Topkapi.

En el medio del Bósforo se alza hermosa y misteriosa la Kiz Kulezi, Torre de la Doncella o de Leandro, con su leyenda eterna.

torre de la doncella
Torre de la Doncella

Balat, antes el hogar de inmigrantes judíos, griegos y armenios, es ahora un barrio residencial chic con galerías de arte, iglesias y sinagogas. Sin embargo conserva sus construcciones antiguas y su espíritu típico. Centro de una gran actividad turística.

El barrio de Karakoy, a escasos 500 metros de Sultanahmet, es una zona de moda bohemia donde la medieval Torre Gálata se mezcla con boutiques de moda y galerías de arte.

Estambul Moderna

A ambos lados del estrecho del Bósforo hay un número creciente de galerías de arte de vanguardia y centros culturales que ven hacia el futuro. Los turcos aman su pasado pero viven con tecnología y proyectos de avanzada.

Ver artistas callejeros, grandes murales en Kadikoy, exposiciones de jóvenes pintores en el Istanbul Modern, absorber el arte de 18o0 y el retrato del otomano siglo 19, ver proyectar una película independiente en el legendario Museo Pera o inspirarse en espacios de exhibición de arte contemporáneo, todo tiene su lugar en Estambul. 

El sonido del corazón de Turquía se puede escuchar en las calles secundarias de Taksim, mientras que la danza espiritual de los Derviches Danzantes o el temible percusión del otomano Mehter Band puede seducir al público en lugares de toda la ciudad.

En los últimos años, chefs famosos han llegado a Estambul para liderar el camino en el establecimiento de la ciudad como capital culinaria de Oriente. Con bares y restaurants con terrazas con vista al Bósforo, una comida no podía ser más romántica.

Si ir de compras es tu objetivo principal, es necesario mirar las calles elegantes de Nisantasi y Bagdat Avenue, las exclusivas boutiques de Kanyon, Zorlu Mall, Istinye Park y la Torre Trump. Imperdibles las delicias turcas, tés y especias en el Misir Carsisi  Bazar Egipcio de las Especias) y las baratijas, las chucherías y recuerdosque se encuentran por toda la ciudad.

Estambul mantiene un velo de misterio y proyecta una fuerza vital que juntos, comprenden una sinergia única de lo antiguo y lo moderno, lo turco y lo cosmopolita.

Artículos Interesantes: